LUMBOCIATALGIA

jueves, diciembre 1

 Posted by Picasa

lunes, noviembre 28

El dolor muscular es una de las causas más frecuentes de dolor intolerable y de limitación del movimiento. En los ancianos puede ser causa de inmovilidad severa.
El dolor muscular suele ser persistente, los estudios son normales y los tratamientos habituales resultan ineficaces. La persona con dolor muscular recibe diagnósticos diversos que tratan de encasillar el problema pero sin solucionarlo. Dolores supuestamente articulares, óseos, tendinosos, neurológicos o circulatorios en realidad pueden deberse a compromiso muscular. La dificultad reside en que para poder hacer el diagnóstico de dolor muscular hace falta tener bastante experiencia y habilidad en el examen físico.
El dolor es una de las formas que el organismo posee para expresar un desequilibrio, una disarmonía, una pérdida del orden vital. Cuando una parte del organismo duele es porque hay un trastorno en el funcionamiento de ese organismo; el orden natural tendiente al estado de salud, por alguna razón se ha perdido. Ese trastorno puede estar en el lugar donde duele o en cualquier otro, cercano o distante. Como el sistema nervioso es una red sin principio ni fin totalmente interconectada, un problema en un sitio puede manifestarse en otro más débil, en este caso en músculos. El tratamiento debería estar dirigido a solucionar la causa. Habitualmente la causa es una irritación del sistema nervioso ocurrida con anterioridad (meses, años). Esa información se mantendrá en la memoria del cuerpo hasta tanto no sea corregida mediante tratamiento adecuado.
Una cirugía, un traumatismo, emociones fuertes, un proceso inflamatorio acontecidos en el pasado pueden constituir la irritación inicial y causal de todo el problema actual. Durante la vida se acumulan este tipo de irritaciones, el organismo las va compensando hasta que un momento dado, temprano o tarde, una nueva irritación grande o pequeña hace que el vaso rebalse y aparezcan los síntomas.
Los dolores musculares representan el resultado final de un proceso. Este proceso pudo haberse iniciado meses o años antes, tras una irritación del sistema nervioso en cualquier lugar del cuerpo. La postura, un esfuerzo, un problema emocional o el estrés generalmente representan la gota que rebalsa el vaso en un sistema sobrecargado por otras irritaciones. El tratamiento debería estar dirigido a la causa y no a la consecuencia; tanto los calmantes como los relajantes musculares tratan la consecuencia; los medicamentos tapan el problema, no lo resuelven.
Para que la musculatura se mantenga sana, el organismo debe estar saludable. Las estructuras orgánicas requieren nutrientes, agua, oxígeno y eliminación de los productos de desecho; para todo esto es necesario un sistema circulatorio eficiente regulado a su vez por un sistema nervioso activo. Todos los sistemas deben funcionar en forma armónica. El tratamiento debería estar dirigido a solucionar la causa. Habitualmente la causa es una irritación del sistema nervioso ocurrida con anterioridad (meses, años). Esa información se mantendrá en la memoria del cuerpo hasta tanto no sea corregida mediante tratamiento adecuado. Factores irritativos persistentes pueden alterar la función normal del sistema nervioso y causar enfermedades.
La persona con dolor muscular habitualmente llega a la consulta tras un peregrinar de meses o años arrastrando diagnósticos diversos. El paciente cree que su problema carece de solución y se angustia, deprime y cambia de carácter. Con el tiempo, el cuadro doloroso suele irse agravando y complicando. Nuevas áreas pueden empezar a doler y la pérdida de la movilidad hacerse más evidente.
Tratamiento
Ocuparse sólo de una estructura sin prestar atención a los elementos que la rodean, a posibles focos irritativos distantes y a la historia de vida de esa persona, conduce al fracaso de cualquier tratamiento.
La forma de resolver un problema tan complejo no puede basarse en relajantes musculares, analgésicos, antiinflamatorios, corticoides, clonazepán y/o antidepresivos. La corrección de los problemas locales y distantes, nuevos y viejos, propios de cada persona, sólo puede lograrse con un tratamiento que abarque la problemática en su totalidad. La medicina de biorregulación mediante el uso de procaína o lidocaína (terapia neural) y/o de ozono (ozonoterapia), asi como la modulación neuromuscular cumplen este objetivo. El manejo de estos trastornos puede realizarse en forma ambulatoria.
El uso prolongado de analgésicos-antiinflamatorios puede ser causa de importantes efectos tóxicos
Cuadros clínicos asociados con dolor muscular
artrosis o artritis de cualquier articulación (diversos músculos)
bursitis (diversos músculos)
canal estrecho (músculos lumbares)
ciática (músculos lumbares y de la extremidad)
coccigodinia (músculos del perineo)
codo de tenista (músculos del antebrazo y brazo)
condritis costilla-esternón (músculos torácicos)
dolor de cabeza (músculos del cuello y craneales)
dolor inguinal (músculos lumbares y del muslo)
dolor perineal (músculos pelvianos y del muslo)
dolor postquirúrgico persistente (diversos músculos)
epitrocleitis (músculos del antebrazo)
escoliosis (músculos cervicales, dorsales o lumbares paravertebrales)
espolón calcáneo (músculos de la pantorrilla)
espondilolistesis (músculos vertebrales y paravertebrales)
fascitis plantar (músculos de la pantorrilla)
fibromialgia (diversos músculos)
fibrosis post cirugía de columna (músculos lumbares y de la extremidad)
fibrositis (diversos músculos)
hernia de disco (músculos lumbares y de la extremidad)
lumbago (músculos lumbares y de la extremidad)
mastodinia, mastitis (dolor en la mama) (músculos torácicos)
neurosis cardíaca (músculos torácicos)
periostitis (músculos de la pierna)
prótesis dolorosa, cadera o rodilla (músculos lumbares y extremidad)
pubalgia (músculos abdominales y del muslo)
puntos gatillo (diversos músculos)
radiculopatía (diversos músculos)
sacroileitis (músculos lumbares)
síndrome de Tietze (osteocondritis) (músculos torácicos)
síndrome de la pata de ganso (pes anserinum) (músculos del muslo)
síndrome de piernas inquietas (músculos de la pantorrilla)
síndrome miofascial (diversos núsculos)
síndrome doloroso post-infarto (músculos torácicos)
talalgia, dolor en el talón (músculos de la pantorrilla)
tendinitis (diversos músculos)
tortícolis (músculos del cuello)
trigger points (diversos músculos)
túnel carpiano (músculos del cuello, brazo y antebrazo)
túnel cubital (músculos del brazo)
Otras manifestaciones asociadas con compromiso muscular
acúfenos, tinnitus, zumbido en el oído (músculos del cuello)
aflojamiento inesperado de cadera o rodilla (músculos lumbares o del muslo)
agravamiento de hemiplejía, cuadriplejía o paraplejía (diversos músculos)
angina de pecho con función cardíaca normal (músculos del tórax)
angustia, depresión (diversos músculos)
bruxismo (músculos de la masticación)
caída inesperada de objetos de la mano (músculos del cuello)
calambres en la pantorrilla (músculos de la pantorrilla)
debilidad para cerrar el puño (músculos del cuello, brazo o mano)
dificultad para abrir un picaporte o botella (músculos del antebrazo)
dificultad para agacharse (músculos dorsales o lumbares)
dificultad para bajar o subir escaleras (músculos del muslo)
dificultad para cambiar de posición en la cama (músculos dorsales o lumbares)
dificultad para caminar (músculos lumbares o del muslo)
dificultad para empezar a caminar (músculos lumbares o del muslo)
dificultad para escribir (músculos del cuello, brazo o mano)
dificultad para incorporarse de la silla (músculos lumbares y del muslo)
dificultad para mantenerse de pie (músculos lumbares, muslo o pantorrilla)
dificultad para peinarse o vestirse (músculos del cuello y del hombro)
dolor en la rodilla por usar silla de ruedas (músculos del muslo)
dolor que despierta por la noche (diversos músculos)
edema, cambio de color u hormigueo de la mano (músculos del cuello o brazo)
edema o dolor de la mama, hipersensibilidad del pezón (músculos del tórax)
edema persistente en una pierna (músculos de la pantorrilla)
hombro doloroso o ruidoso (músculos del hombro y del tórax)
insomnio, dificultad para dormir (diversos músculos)
mareos, vértigo (músculos del cuello)
rótula trabada (músculos del muslo)
sensación de brazo pesado (músculos del hombro y del brazo)
sensación de pesadez en las piernas (músculos de la pantorrilla)

Para prevenir cualquier enfermedad que afecte el sistema esqueletico-muscular sera necesario realizar movimientos no tan fuertes o malas posiciones corporales, que afecten cualquier sistema.

miércoles, noviembre 23

martes, noviembre 22

TRIADA ETIOLOGICA
LUMBOCIATALGIA: Dolor a nivelde la regiòn lumbosacra o sacro coxigea.
AGENTE: Interno: Trastornos musculo-esqueletico; Traumàtico: Fuerzas mal ejercidas-Accidentes.
HUESPED: Hombres y mujeres edad adulta.
MEDIO AMBIENTE: Cambios degenerativos por la edad. Como la Osteoporosis, trabajos que implican levantar grandes pesos, malas posturas, ausencia de ejerc¡cio fisico. La obesidad, Movimientos frecuentes y forzados de flexiòn.
PREVENCION PRIMARIA: Promociòn de salud: Educaciòn en cuanto a: Uso de posturas correctas. Prevenciòn de Ostoeporosis, uso de fajas Lumbosacras como medida de protecciòn en trabajos. Realizaciòn de ejercicios, evitar obesidad, usar adecuadamente mècanica corporal.
PROTECCION ESPECIFICA: No hay.
SIGNOS Y SINTOMAS: Dolor localizado o que se irradia a regiòn glutea y a Miembros Superiores Izquierdos, puede ser leve pero se intensifica con el movimiento.
PREVENCION SECUNDARIA: Diagnòstico Precoz: Rx de la columna vertebral T.A.C, Electromiografia con estudios de conducciòn nerviosa. Examen fisico.
TRATAMIENTO OPORTUNO: Reposo en cama, aplicaciòn de calor local, administraciòn de analgèsicos y antiinflamotorios, Administraciòn de relagantes musculares y medicamentos inductores del sueño. Ademàs fisioterapia.
PREVENCION TERCIARIA:
PRONOSTICO: Bueno.
COMPLICACIONES: Casi nunca se presentan.
REHABILITACION: Correciòn de posturas inadecuadas. Realizaciòn de ejercicios para fortalecimiento muscular. Reducciòn de peso. Uso de fajas lumbosacras.
ACTIVIDAD DE ENFERMERIA: Procurar al paciente el màximo reposo en cama. Aplicar calor local (Compresas duchas, cobijas tèrmicas). Administraciòn de analgèsicos y antiinflamatorios asi como tambien relajantes ansioliticos e inductores del sueño.

lunes, noviembre 21

La lumbalgia es una afección caracterizada por un conjunto de signos y síntomas localizados en la zona lumbar, siendo el dolor la manifestación de mayor relevancia. La ciática, por su parte, es un dolor debido generalmente a un proceso irritativo situado en el trayecto de las raíces que integran el nervio ciático, resultando frecuente la parestesia o sensación de hormigueo, con otros signos y síntomas a nivel del miembro inferior.
ANATOMIA DE LA REGION LUMBAR Y SACRA:
La mayoría de la población sufre por lo menos un episodiode dolor lumbar y/o ciático incapacitante a lo largo de su vida. Este tipo de patología afecta, en general, a individuos cuyas edades oscilan entre 30 y 50 años, y no suele hallarse una relación directa específica con una mayor o menor actividad física, siendo por lo tanto similar la incidencia en quienes practican deportes o realizantareas pesadas con respecto a quienes no lo hacen.